• Con el título “Nuevos escenarios abiertos al futuro”, muestra las sedes de empresas como Aquila, Cabot, Allot, Vontobel… realizadas por plug&go.

plug&go acaba de publicar su tercer recopilatorio de proyectos de arquitectura corporativa. Bajo el título “Nuevos escenarios abiertos al futuro”, este nuevo libro expone los espacios corporativos de 11 empresas, realizados por plug&go, entre ellos sus propias nuevas oficinas. Descargar ebook: https://mailchi.mp/8e971eed52f6/gio4w6vsc4

Este documento nos habla del fin de un paradigma, y de un nuevo modelo laboral híbrido en el que es la persona la que elije desde dónde quiere desarrollar sus funciones.

“Seguimos viendo, como diseñadores de espacios, a muchas compañías adoptar el teletrabajo de forma idéntica entre empleados, “obligándoles” a pasar 1 o 2 días a la semana en casa, motivados más por un ahorro de OPEX, al ocupar menos metros cuadrados. Pero, ¿qué sentido tiene esto? Hay perfiles que no necesitan la localización para el desempeño de su trabajo. Perfiles que pueden construir el orgullo de pertenencia en eventos programados y en un modelo online que premie la vinculación a objetivos y cuente con grupos de apoyo. Otros, sin embargo, sí necesitan un lugar común donde poder reunirse con partners, clientes y equipos porque necesitan del grupo para crear, negociar o innovar”, señala Covadonga G. Quintana, CEO y socia fundadora de plug&go.

“Nuevos escenarios abiertos al futuro” habla también de comunidad y de empresas con propósito.

El confinamiento mundial al que hemos estado sometidos en muchos países, ha puesto de manifiesto que el ser humano es social y necesita a la comunidad para sobrevivir, y que la afiliación debería estar en la base de la pirámide de Maslow porque es una necesidad tan importante como comer.

Esta necesidad de comunidad es para los trabajadores lo peor de no trabajar en la oficina, junto con la ausencia de un propósito común.

“El propósito no sólo ancla al equipo, motiva y te hace sentir orgullo.

El propósito es experiencial. Y esa experiencia de cliente,

indudablemente, requiere de un lugar. Y es ahí donde el espacio cobra

más sentido, pero no cualquier espacio, sino el nuestro, el de los que estamos vinculados al mismo propósito”, añade Covadonga G. Quintana.

“Por este motivo creo los espacios corporativos serán cada vez más experienciales, más comunes y más híbridos, pero su forma de usarlos dependerá de cada clúster, de cada perfil. Y será un grave error que apliquemos fórmulas porcentuales presenciales no exentas de ahorro. Un grave error que nos impedirá pasar a un modelo laboral nuevo que rompa el paradigma anterior y abra un camino a un mundo más humano, sostenible e inclusivo”.