El objetivo de Francisco Mangado con su despacho en Pamplona siempre ha sido hacer arquitectura con un afán de dar algo más que lo que la sociedad reclama. Entender la arquitectura como un objetivo que parte de la realidad misma. Que parte y que, a su vez, tiende a transgredirla.

BIOGRAFÍA

Nacido en Navarra en 1957, Francisco Mangado Beloqui es arquitecto por la Es­cuela Superior de Arquitectura de la Universidad de Navarra. En el campo de la docencia, ha sido Profesor Invitado en la Graduate School of Design de la Univer­sidad de Harvard, Eero Saarinen Visiting Professor of Architecture en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Yale, Baird- Gensler Visiting Professor of Ar­chitecture en Cornell. Profesor Invitado en l’École Polytechnique Fédérale de Lau­sanne. Es Profesor Extraordinario de Proyectos en la Escuela de Navarra.

Francisco Mangado es International Fellowship del RIBA, AIA Honorary Fellows­hip. Ha recibido de la Academia de Berlin el Berlin Art Prize Architecture 2016. En junio de 2008 fundó la Fundación Arquitectura y Sociedad.

ADN Y VALORES ARQUITECTÓNICOS

El objetivo siempre ha sido hacer arquitectura con un afán de dar algo más que lo que la sociedad reclama. Entender la arquitectura como un objeti­vo que parte de la realidad misma. Que parte y que, a su vez, tiende a transgredirla. Desconocer la realidad es necedad. Ser simple reflejo de la misma es hacer una arquitectura banal. Intentar dar más es una actitud necesaria, aunque no suficiente para empezar a hacer arquitectura. La realidad en sentido amplio. El contexto de una manera más inmediata. La arquitectura, hoy más que nunca, ha de hacer referencia a lo especifico y al contexto. De lo contrario corre un grave riesgo de banalidad.

¿QUÉ DEMANDA EL CLIENTE HOY EN DÍA?

Pues no lo sé muy bien. Hay pocos clientes que entiendan los valores de la arquitectura. En una sociedad en la que todo está regulado, organiza­do según esquemas supuestamente racionales que, en muchos casos, resultan profundamente irracionales, en la que existe aversión al ries­go…… es difícil encontrar clientes que vuelen más alto. Claro que los hay, yo he tenido algunos, pero no es fácil. Ello, no obstante, no debe ser un problema o una excusa para no hacer arquitectura si partimos de lo que te decía antes, se trata de dar más de lo que en la mayor parte nos piden.

PROYECTOS EN CURSO

En este momento un Museo de Ciencias Naturales en España, un re­cinto ferial en Lieja, la estación de tren de Bergamo, dos torres de apartamentos…

FUTURO DE LA PROFESIÓN

Sinceramente no lo sé. Los cambios son rápidos y de orden diverso. Lo único que puedo decir es que pienso mucho sobre ello. Pero lo hago a la vez que voy haciendo. Por otra parte, siempre la arquitectura, como imagino otros trabajos, ha ido cambiando. Es verdad que a una veloci­dad distinta y por lo tanto con implicaciones distintas. Pero en este sentido siempre digo a mis alumnos que, aunque cambien modos, circunstancias, instrumentos… los objetivos de la arquitectura han de ser permanentes. Un ejemplo. La cuestión medioambiental es esencial, pero no estamos hablando, o mejor no deberíamos estar hablando de algo nuevo. Se trata de una cuestión que si lo pensamos siempre ha estado ahí, otra cosa es que la hayamos olvidado como lo ha hecho la humanidad misma. Respecto a la pandemia creo sinceramente que en lo referente a la ciudad y la arquitectura, que ha hecho es evidenciar problemas y cuestiones que ya estaban ahí, pero no estoy seguro que a pesar de su dramatismo no deje de ser, per se, algo coyuntural.