El ADN de b720 contiene el gen de la búsqueda de la excelencia y de la ejemplaridad en su obra. Esto se vincula con otro gen primario que es el de la atención a los que encargan su trabajo y a sus usuarios: los clientes y la sociedad. Otros genes del estudio serían los de la precisión, la flexibilidad y la innovación.

 

BIOGRAFÍA

El estudio -con sedes en Barcelona y Madrid- celebra sus 20 años de existencia, con obras emblemáticas realizadas como el Aeropuerto de Lleida 2011, el Mer­cat dels Encants 2013, el Pabellón de la Exposición Universal de Milan 2015. Así como numerosas obras realizadas en colaboración con arquitectos de re­nombre internacional, Jean Nouvel, David Chipperfield o Toyo Ito, como son la Torre Agbar 2005, el edificio Veles e Vents de la Copa América 2007, la Ciu­dad de la Justicia de Barcelona 2009 o las Torres Porta Fira 2010.

Reciente, b720 ha inaugurado su primer edificio construido en Brasil, el nuevo ApartHotel Torre Forma ITAIM que irrumpe en el skyline de Sao Paulo con un toque de color. b720 reafirma su apuesta por continuar exportando los valores de innovación, sostenibilidad y calidad que identifican su arquitectura.

ADN Y VALORES ARQUITECTÓNICOS

Podríamos decir que los genes de b720 no se manifiestan en nuestra obra como formas sino más bien como actitudes. Nuestro ADN contie­ne sin duda el gen de lo que los anglosajones llaman la búsqueda de la excelencia. En términos más clásicos y coloquiales b720 ha buscado desde su origen y honestamente la ejemplaridad en su obra. Esto se vincula con otro gen primario que es el de la atención a los que encar­gan nuestro trabajo y a sus usuarios: los clientes y la sociedad.

Otros genes de nuestro ADN serían los de la precisión, la flexibilidad y la innovación.

¿QUÉ DEMANDA EL CLIENTE HOY EN DÍA?

En una sociedad muy preocupada con el control de los riesgos, los clientes cada vez requieren más fiabilidad. Crece afortunadamente la demanda de una arquitectura responsable con los recursos naturales y el impacto medioambiental y más centrada en las personas. Nosotros, como arquitectos, también nos sentimos responsables de influir en la calidad de la demanda de una arquitectura y un urbanismo que contri­buyan a un futuro mejor. Lo que somos capaces de ofrecer está direc­tamente vinculado con lo que se nos pide.

PROYECTOS EN CURSO

En Madrid estamos inmersos en el desarrollo de dos grandes proyectos como son la Nueva sede corporativa del grupo WPP ubicado en una antigua sede de Telefónica y el edificio de Oficinas Onyx en Manoteras. Y a la vez, finalizando nuestro primer edificio de viviendas construido íntegramente en madera en el barrio de Lavapiés. En paralelo, desde nuestra oficina de Barcelona, entre los proyectos ejecutivos en desarro­llo destacan la ampliación del estadio del FCBarcelona junto al presti­gioso estudio japonés Nikken Sekkei, la rehabilitación de la sede del Banco de España en Barcelona, así como dos sedes corporativas en el distrito 22@. A nivel internacional, estamos desarrollando proyectos de programas bien distintos entre ellos como son un complejo residencial en Lisboa, la reforma de un mercado y un hotel, ambos en París.

FUTURO DE LA PROFESIÓN

Paradójicamente, vemos el futuro de la profesión volviendo, en cierto sentido, a su origen; el arquitecto volviendo a colocarse en el centro de la coordinación de un proceso cada vez más complejo y en el que par­ticipan cada vez más especialistas en campos más diversos. El arquitecto deberá mantener, en el futuro más que nunca, su papel de poner orden en una enorme diversidad de intereses, objetivos, restricciones, ambicio­nes y condicionantes hacia un resultado que mejore objetivamente el espacio en que vivimos.